domingo, 31 de octubre de 2010

¿qué es lo que SIGue?



 
Del Salón Internacional de Gastronomía he leído muchas críticas, para estar segura que mi opinión no era la única, en su mayoría son críticas constructivas, porque nadie quiere perder el SIG, que ya es un evento nuestro.

 
Esta edición 2010 pretendía documentar nuestra identidad a través de platos e ingredientes que hemos dejado a un lado por diversas razones, algunas ya no son tan válidas ya, quizás fueron desplazadas por la globalización, la fusión o el esnobismo de sólo elogiar la gastronomique francaise, o por curiosidad, o amplitud, o porque los que enseñaban a nuestros cocineros venían de otras tierras.

 
Este año "En busca de El Dorado" quería llevar desde el chef a la gente que cocina en casa o escribe de cocina o que busca innovaciones; llevarle o recordar recetas rezagadas, redescubrir ingredientes que crecen a nuestro lado, papelón, maíz, cacao, plátano, sarrapia, catara, recetas indígenas amazónicas, etc.


Quizás dentro del SIG 2010 se logró ante los que pudieron sentarse a oir las charlas, "pero fuera de allí no se entiende el mensaje", lamentablemente al consultar a la gente común, la que gente que no tiene blog, ni columna, ni micrófono, la que no alcanzó a degustar o no le gusta la zona del evento;  parece tener una idea distinta, piensan que los grandes platos son hechos sólo por chefs (?) y no concluyen en que todos formamos parte de la gastronomía.

 
Entre tantos, me comentaba la señora de un kiosco de la calle, que la gastronomía es de élite, y se sintió felíz cuando junto a los presentes acordamos que toda comida y bebida de las regiones, el turismo y el reconocimiento a los productores y emprendedores están presentes en el SIG, primero lo de nuestra tierra y luego los del mundo, todos están alabando nuestra cocina, la suya, la mía, la tuya.

 
A través de los placeres culinarios de cada rincón y de la mano de su auténtica gente debemos fomentarlos; en estos momentos nuestra Venezuela está herida en el ala y no podemos levantar altos vuelos, ...por ahora..., pero eso no es del todo limitante; a diario tenemos, al menos en la Caracas que recorro, hay tantos eventos que nos permiten analizar emprendimientos, propuestas, ideas, con mucho esfuerzo pero tangibles, factibles, ejecutados con excelencia y éxito, tenemos muchos puntos de comparación de lo que SI podemos hacer, se ha hecho y se hace, quizás en menor escala pero con el mismo o mayor nivel de dificultad, reuniendo o asesorados por talentosos que llevan años haciendolo bien.

 
La diversidad de bebida no era grande en el SIG 2010, pero fue buena, algunos importadores de bebidas trabajan duro sorteando obstáculos como superhéroes por la falta de dólares y junto a la reinante única bodega venezolana Bodegas Pomar, que cada vez tiene más defensores de ese milagro de dos (2) vendimias al año, me ubico entre sus seguidores.

 
No debemos andar con pretensiones si no tenemos el presupuesto, cuando en casa hay que apretarse el cinturón nos lo apretamos todos: "que no se antoje nadie de langosta si lo que hay es para sardinas", diría un responsable padre de familia; y eso alcanza a todas las áreas, ¿como vamos a pagar el doble para recibir un tercio de lo que recibímos por 8 años?, en un evento que ya es de todos los venezolanos, ya sabemos a qué sabe, a qué huele y no queremos que nos cambien el plato, ni la mesa, excepto si es para mejor!.

 
SIG es todo un compendio de lo que tiene que ver con la vida diaria del buen comer y beber, pero no puede el visitante pretender que por su entrada está pagando por un "all you can eat" y atiborrarse de caña y pasapalos, eso no es el SIG!!!, como tampoco es ver escasez extrema por su ticket prepagado al entrar; creo que dadas las circunstancias es hora de repensar el objetivo terminal.

 
Podemos tener un SIG donde dependamos más de las voluntades, que de los dólares. Aunque es imposible prescindir de dólares, pero podemos cambiar la prioridad y los importados.

 
Prefiero un SIG más sencillo por los momentos, sincero, sin demagogias, que NO se quede callado ante la promesa incumplida (si no es su culpa proteste, cuentenos todo!, aunque la mitad ya la sabemos, pero dígalo en voz altísima, el SIG ahora es de todos aunque tenga nueva administración).

 
Quiero un SIG nacional donde escuche rescates e innovaciones locales, consumir productos locales, de temporada y no desfallecer, nos falta el 60% de componentes que importamos del mundo y cada vez crece más este número.

 
Y si se trata de "encontrar El Dorado" vamos a investigar cifras de cuando Venezuela era una potencia del café, del cacao; escuchar de carato fermentado; de la 1ra explotación de la caña de azúcar, del ron, anécdotas de retretas en la plaza con carretas de dulcería criolla; cuando competían los pesebres que se avistaban en ventanas, que invitaban a la locha de propina y la dueña de casa brindaba miche, calentadito o ponsigué.

 
Más clases magistrales de cómo se hacen todas las cosas de la cocina, en vivo y directo, con menos blah blah blah y más manos embadurnadas y paladares probando todo el día y todos los días.

 
Quiero ver caminar en los pasillos amas de casa con PhD en economía del hogar, que hacen su "sopa vuelve a la vida" con 1/2 kilo de lagarto de res, el mismo que luego se convierte en su "carne guisada", recetas de antes de llamarse osso bucco como en Italia y menos egos caminando en busca de una foto.

 
Mientras regresamos a un dólar libre para importar los destilados y fermentados que se nos antojen, contemos a la juventud de hoy como hacíamos "chicha andina" picantosa, "carato de arroz bautizado con ron", quiero cocineras de antaño sin filipinas que visten arrugas, artritis y ampollas y anécdotas que dejan a Sumito con la boca abierta, los oídos prestos y en su mirada una lágrima de admiración y sentimiento.

 
Quiero ver en el SIG stands de bibliotecas culinarias para donar y comprar libros autografiados y cuyos fondos apoyen la investigación y desarrollo de gastronomía y turismo venezolanos, aclaro, eso tampoco lo hacía el anterior SIG.

No obstante, que importa lo que yo quiero, aquí cada quien debe pensar en su negocio...

 
Estoy segura que encontraremos El Dorado dentro de cada uno de nosotros, cuando estemos conscientes de lo que valemos y de lo que sí podemos hacer por una Venezuela mejor!!!!!!!

 

 

 

Foto del CC Líder sin terminar... Foto de http://www.skyscrapercity.com/

 

 
Mas opiniones del SIG 2010 con un título común:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...