lunes, 24 de enero de 2011

Cine para el paladar!


Letras, imágenes y sonido, para canciones, poemas, cuentos, libros, música, pintura, cine, teatro y arte en general se le ha hecho a la Gastronomía y a mi favorito el Vino.

El más pasional de los elixires demuestra su influencia en el cine, cuando pasa fugazmente en unos cuadros al son del tango en violín "Por una cabeza", como en el film "La Lista de Schindler"...

O cuando protagoniza en "Un paseo por las nubes" (A walks in the clouds), en "Sideways" / "Entre Copas", en "Bottle Shock / El estrés de la botella" , que incluyo en una larga lista del post que quiero agrandar con sus comentarios, Uds me ayudarán a recordar o citar.

El vino y la comida han demostrado que pueden ser actores principales de un film como lo han sido en "El Festín de Babette" que aquí pueden verla completa en su versión original.



Pero quien le sigue muy bien la pista al Cine y al Vino es sin duda nuestra Sommeliere Venezolana Maya García, dedicándole un blog a ese matrimonio, nos agasajó organizando con "Lala" Mujica Contessi, dos experiencias que relato, repitanla con sus amigos, llamenla Cata de Cine y Vinos? o Degustación de Cine y Vinos, más apropiado para los principiantes como yo.

1ero:
Lala y Maya nos invitan a un salón de la famosa Tienda Licores Mundiales en Urb. Las Mercedes, seguramente donde Alberto Soria dicta clases a la Cofradía de Catadores, arriba de la Boutique de bebidas ubicada en la Av. Río de Janeiro en Caracas, allí fuímos los 5 adultos miembros de mi familia, porque... es que en esta casa..... el vino se compra por cajas.

Maya nos proyectó corticos de más de 20 películas, detallando los vinos y espumantes que actuaron en cada escena, mientras Lala nos daba a degustar un bivarietal de shiraz con cabernet sauvignon del Mountain Blue 2001 de las Bodegas australianas Rosemount State y mi hija optó por una flauta chispeante del Foss Marai.

2do:
Una idea bien acogida por un selecto grupo de sibaritas y sommelieres que compramos tickets de cine completo, para disfrutar la proyección en sus butacas degustando por supuesto vino, elegí a mi querido shiraz con cabernet para tomarla con mi consorte, al igual que mi amiga Leticia con su esposo, socio del Uvas Wine Bar.

Maya hizo de esta Semana Santa 2010 un piloto de un Festival de Cine Gastronómico, como Gerente Comercial de Veneto América junto con Lala Contessi, convirtieron la sala en una pantalla gigante cada día, compramos 5 tickets premiados cada uno, pues junto al cine incluía cotufas, maíz crocante, el mejor cacao venezolano de Chocolates El Rey, y 1 copa de vino, por supuesto propiciando mi enamoramiento ahí estaba presente ese Rosemount Mountain Blue 2001, del que terminamos comprando una botella y maridamos con las películas:

Lamentablemente Mostly Martha no quiso abrir, cuanto adoro esa peli y terminamos con otro film que alimentará mi cultura general pero no mi gusto cinéfilo "“El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante”, guión y dirección de Peter Greenaway, Título Original: The Cook, the thief, his wife and her lover. Año: 1989.



Extraordinaria y de gran valor cinematógrafico, tremendo reparto que incluyó a Helen Mirren, Michael Gambon y Tim Roth, respeto y reconozco las destrezas en este filme que será un clásico; su fotografía, iluminación y escenografía son arte puro, incluso el vestuario  de Jean-Paul Gaultier, pero aún no estoy segura si me gusta, siendo asquerosamente buena.



Tengo una mezcla de fascinación por sus ingredientes un tanto barrocos y disgusto por la vulnerabilidad de quienes rodean a un personaje que representa la mediocridad con poder y dinero, en un mundo de crimen impune y corrupto, con todos los malos modales, quien practica la vejación de su mujer, de la belleza y del amor, la venganza extrema, en escenas que se pasean en torno al placer del comer, del beber y del erotismo de la menra menos glamorosa.




Genial creatividad de de Sacha Vierny que del salón rojo de un comedor barroco, se retira una Helen en un traje carmesí, como sus moretones, quien tras cerrar la puerta del baño impecablemente blanco en un estilo moderno, nos muestra una muy iluminada Helen ataviada de blanco con el mismo Gautier, y de igual modo se mimetiza su traje de verde, en una taguarosa y oscura cocina verde que expone en un lienzo oscuro, la metamorfosis de Helen en una amante segura y apasionada, entregada en una mesa llena de harina entre ollas calientes y vapor.


La veré de nuevo con otros ojos, porque mientras se bebe vino y se piensa en lo qué vamos a comer y dónde, al salir de nuestro cine privado sobre gastronomía.., pues, por algunas escenas.., dudo vuelva a disfrutar del pato laqueado, o no sé si será que mi paladar que es demasiado sensible. Pero la película deben verla para conocer de todo, como un buen sibarita.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...